Minimiza los riesgos de incendio.

Por admin,

El fuego puede desatarse en cualquier lugar y en cualquier momento. Además de instalar detectores de humo en tu hogar, es ideal que instales extintores en áreas estratégicas como la cocina, recámaras, taller y estacionamiento. Ensaya con tu familia los pasos a seguir ante una emergencia de este tipo, para que todos sepan qué hacer y a dónde dirigirse en caso de incendio.

Ya hemos hablado en publicaciones anteriores de la importancia de que cada habitación tenga al menos dos salidas de emergencia. Si las habitaciones están en una planta alta, se deben instalar escaleras de escape a las que se pueda accesar desde una ventana. Asegúrate de que los niños sepan dónde deben reunirse todos los miembros de la familia en caso de que deban de abandonar la casa.

A continuación te damos una lista de precauciones que te ayudarán a minimizar el riesgo de incendio en tu hogar:

  • Asigna un armario especial para guardar los materiales combustibles y herramientas peligrosas que no deseas que toquen los niños. Coloca un buen candado en la puerta y un detector de calor que te advierta de cualquier riesgo de incendio.
  • Jamás sobrecargues los contactos eléctricos con demasiados aparatos. Si los fusibles se queman o los breakers saltan continuamente, lo mejor será contratar a un electricista que revise toda la instalación eléctrica.
  • No coloques cordones eléctricos o extensiones debajo de alfombras o tapetes. Los cables se gastan fácilmente y pueden causar un corto circuito que provoque un fuego.
  • Utilizar clavos o grapas para sujetar los cables eléctricos a las paredes o bases de muebles puede dañar los cables y causar un incendio o aumentar el riesgo de electrocuciones. Es mejor utilizar cinta adhesiva para fijar los cables.
  • Reemplaza los cables y extensiones viejos antes de que se quemen.
  • Mantén los combustibles lejos del horno o estufa, ya que pueden emitir flamas o chispas.
  • Se recomienda poner una calcomanía en las ventanas que alerte a los bomberos de la presencia de niños o personas mayores en la vivienda. Esto es sumamente útil en caso de una emergencia.
  • Un enchufe eléctrico que esté anormalmente caliente al tacto, puede indicar una condición eléctrica potencialmente peligrosa. En tales casos, desconecta los cables y llama a un electricista.
  • En ocasiones las lámparas montadas en el techo o dentro de las paredes pueden atrapar calor. En estos casos se recomienda usar focos de bajo voltaje, preferiblemente, de 60 watts o menos.
  • Si prendes una chimenea o estufa de leña dentro de tu hogar, asegúrate de que esté completamente apagada antes de salir de la casa o de irte a dormir.
  • Desconecta el secador de pelo o cualquier otro aparato eléctrico en el baño cuando no lo utilices.
  • Nunca metas los bordes de las cobijas eléctricas debajo de la cama, puede sobrecalentarse e iniciar un incendio.
  • Asegúrate de siempre apagar los cojines eléctricos antes de dormir. Podría causar quemaduras aun cuando esté conectado en niveles relativamente bajos.
  • Para fabricar un extinguidor casero en seco, añade 6 onzas de arena fina en un contenedor y agrega 2 onzas de bicarbonato de sodio. Mezcla bien los ingredientes. Mantén este contenedor en tu estacionamiento, cocina o taller. Esta mezcla puede espolvorearse directamente sobre aceite, grasa y fuegos causados por gasolina o petróleo.
  • Si vives o trabajas en un edificio alto, localiza las salidas de emergencia de tu piso. Si suena una alarma, recuerda utilizar siempre las escaleras, jamás utilices el elevador.

Sé el primer comentario .

Tu retroalimentación