¿Cómo recuperarse después de un incendio?

Por admin,

Un incendio cambia la vida de muchas maneras que no podemos imaginar. Es importante saber por dónde empezar y quién puede apoyarnos en los momentos más difíciles.

Ya sea que se viva en una casa unifamiliar, multifamiliar o en un apartamento, un incendio causa graves daños. Las llamas, el calor, el humo y el agua pueden dañar gravemente los bienes materiales. Frecuentemente se descubre que las cosas que no se quemaron por el fuego fueron arruinadas por el humo o quedaron empapadas por el agua utilizada por los bomberos para apagar las llamas. Todas las cosas que hayan sobrevivido al incendio, deberán ser limpiadas muy cuidadosamente.

Es posible que los bomberos abran agujeros en las paredes del edificio, incluso puede que abran orificios en el techo para dejar salir el calor y el humo. La limpieza después de un incendio toma tiempo y paciencia. Tenga mucho cuidado al entrar a la vivienda y al tocar objetos dañados por el fuego. No coma o beba cualquier cosas que haya estado cerca de las llamas, humo u ollín del incendio o del agua que se utilizó para apagar el fuego.

No entre en una construcción dañada hasta que alguna autoridad competente diga que es seguro hacerlo. Los incendios pueden volver a encenderse, incluso si parecen estar completamente apagados. Los techos y pisos pueden estar dañados y caer. Los bomberos probablemente hayan desconectado servicios como agua, luz y gas. No trate de conectarlos de nuevo usted mismo.

Entre las primeras necesidades después de sufrir un incendio en casa se debe:

  • Limpiar la casa. Puede contratar una empresa especializada en limpieza y/o restauración de objetos personales, o bien, intentar hacerlo usted mismo.
  • Reemplazar documentos personales destruidos o perdidos durante el incendio.
  • Si tiene dinero quemado, trate de colocar cada billete en una envoltura de plástico y llévelo a una sucursal bancaria para reemplazarlo.
  • Contacte a su compañía de seguros para hacer valer su póliza.
  • Una vez que esté reparado su hogar, coloque detectores de humo y el equipo contra incendio necesario para prevenir otra tragedia similar.

 

 

 


¿Qué hacer después de un terremoto?

Por admin,

La ciudad de México se encuentra en una zona altamente sísmica y vive bajo un potencial riesgo de terremotos. La ciudad ha sido sacudida en varias ocasiones por fuertes movimientos telúricos, y algunos de ellos han causado grandes daños a la ciudad y a sus pobladores.

Un terremoto es un movimiento brusco de la tierra en diferentes direcciones, causado por la liberación de energía acumulada durante un largo tiempo.

El movimiento provocado por un terremoto representa un alto nivel de riesgo para las edificaciones que no han sido construidas con un sistema resistente a los movimientos telúricos acarreando consigo daños estructurales, derrumbes, pérdida de vidas, heridos, incendios, ruptura de presas, avalanchas, tsunamis y otros.

¿Cómo debemos prepararnos para una eventualidad de este tipo?

La supervivencia no es cuestión de suerte. La probabilidad de sobrevivir a un terremoto y de minimizar los daños puede lograrse identificando los peligros potenciales y tomando medidas básicas para estar preparados. El sismo difícilmente es el causante de las muertes y los daños, éstos ocurren debido al colapso parcial de las construcciones y por los objetos que caen,  como libreros, lámparas, etc.

Los sismos no pueden predecirse, por lo que es mejor estar preparados. Los expertos saben que un terremoto de gran magnitud está por ocurrir, pero no saben cuándo será. Saber que estamos preparados nos hará sentir más tranquilos, instalar equipo contra incendios, tener un kit de supervivencia con nuestros documentos más importantes, linternas, pilas, y alimentos es algo imprescindible. Saber qué hacer y qué no hacer antes, durante y después del terremoto aumentará las posibilidades de salir bien librados.

Antes del terremoto:

  1. Haga que un experto revise la estructura de su hogar o negocio y haga las reparaciones necesarias.
  2. Sujete a las paredes los muebles altos y cualquier objeto que pueda caer.
  3. Prepare una lista de teléfonos de emergencia.
  4. Haga una lista de lugares seguros y peligrosos de su casa y señalice la ruta de evacuación.
  5. Capacítese en primeros auxilios y realice simulacros con su familia y/o en el trabajo con ayuda profesional.
  6. Almacene provisiones de emergencia.
  7. Elija a una persona lejos de casa a la cual puedan llamar los miembros de su familia para reportar su estado físico.
  8. Ubique los extintores y sistemas contra incendio necesarias para los incendios y primeros auxilios en lugares adecuados.

Durante el terremoto:

  1. Conserve la calma, domine sus nervios y temores. Pensar con claridad será lo más importante en ese momento.
  2. Evalúe la situación. Si está dentro de un edificio no salga, no corra y protéjase poniéndose en posición fetal al lado de un mueble fuerte hasta que cese el movimiento.
  3. No se acerque a ventanas, anaqueles, escaleras y al centro de salones grandes.
  4. Si está a la intemperie, aléjese de postes eléctricos, ventanas, edificios u objetos que puedan caer.
  5. Si va manejando, estaciónelo lo más pronto posible en un lugar seguro y cúbrase.

Después del terremoto:

Los terremotos de gran magnitud a menudo van acompañados por una serie de réplicas o temblores secundarios de menor magnitud, pero que pueden ocasionar daños adicionales, por lo que después de un temblor fuerte es recomendable seguir ciertos procedimientos.

  1. Reúna a su familia o empleados en el lugar seguro acordado y cuente por si falta alguien.
  2. Verifique si hay heridos y adminístrele primeros auxilios.
  3. No encienda fuegos.
  4. Verifique que los tanques de gas estén cerrados.
  5. Utilice los teléfonos sólo para reportar casos de emergencia.
  6. Camine con zapatos cerrados.
  7. Inspeccione los daños a su alrededor.
  8. Manténgase informado por medio de la radio o autoridades pertinentes.
  9. Colabore con las autoridades para la localización de víctimas.

 


Museo del Fuego ¡para niños!

Por admin,

Ya casi terminan las vacaciones de verano, pero si tus hijos siguen de vacaciones, probablemente disfrutarán de checar en familia la página web del Museo del Fuego de LEGO.

Este museo está dedicado a la preservación del sistema Americano de combate al fuego, rindiendo homenaje a los sistemas de los siglos XIX y XX. El museo está dividido en 6 galerías. en la primera se muestran equipos de un periodo histórico específico, y las galerías están ordenadas en orden cronológico. La quinta galería contiene fotos históricas y la sexta fotos más modernas.

El Museo del Fuego de LEGO fue creado para ser un lugar divertido y educativo al mismo tiempo. Cada equipo que se expone en el museo tienen información abundante que explica su importancia y su contexto histórico. El museo también cuenta con una biblioteca donde se puede consultar bibliografía sobre el tema.

Cada uno de los equipos expuestos en este museo está construido completamente con piezas de LEGO. El único material usado que no ha sido fabricado por LEGO es el cordón que se utiliza para recrear las mangueras. Algunas de las piezas de LEGO han sido modificadas cuando ha sido necesario.

El Museo del Fuego ha ganado varios premios, como el premio al Constructor del Año, otorgado por EmergencyBricks.com en 2011, La Mejor Presentación, Mejor Torre, etc.

Si te gusta hacer figuras con LEGO, te invitamos a compartirlas con nosotros en nuestro Facebook, mándanos imágenes de extintores o cualquier sistema contra incendios, ¡nos encantará verlas!

 

1346008898m_DISPLAY

1319827405m_DISPLAY

 

 

 

 


¿Cómo manipular y almacenar productos inflamables y combustibles?

Por admin,

Los materiales inflamables y combustibles pertenecen a una clasificación de productos químicos que tiene reglas establecidas sobre las condiciones bajo las cuales se deben de almacenar y manipular. Es importante ubicar qué tipo de materiales se están almacenando y la cantidad de los mismos.

Existen organismos internacionales como la NFPA (National Fire Protection Association) que se han hecho normas sobre este tema. Por ejemplo, la norma NFPA30 establece que los líquidos inflamables que tienen un punto de inflamación por debajo de los 37.8° C se deben de clasificar de la siguiente forma:

  • Líquidos Clase I – cualquier líquido con un punto de inflamación inferior a los 37.8° C y una presión de vapor que no exceda los 40 psia. Esta clase se subdivide a su vez en:
    • Clase IA – líquidos con un punto de inflamación inferior a 22.8° C y un punto de ebullición menor a 37.8° C.
    • Clase IB – líquidos con un punto de inflamación inferior a 22.8° C y un punto de ebullición superior a 37.8° C.
    • Clase IC – líquidos con un punto de inflamación igual o superior a 22.8° C, pero menor a 37.8° C.
  • Líquidos Clase II – son todos aquellos líquidos con un punto de inflamación igual o superior a 37.8° C, pero inferior a 60.0° C.
  • Líquidos Clase III – cualquier líquido con un punto de inflamación igual o superior a 60° C, pero menor a 93° C.
    • Líquidos Clase IIIB – líquidos con un punto de inflamación igual o superior a 93° C.

El almacenamiento de líquidos inflamables y combustibles se puede dividir en 2 categorías:

  1. Recipientes móviles – corresponden a pequeñas cantidades o volúmenes superiores que requieran de un área especial para su almacenaje, separados de otros productos químicos. Si van a ser transportados, es necesario clasificarlos y rotularlos como líquido inflamable.
  2. Recipientes estacionarios

  Normas Generales para su manejo:

  • Evitar cargas electrostáticas.
  • No calentar estas sustancias en recipientes destapados o con tapas convencionales a llama directa.
  • Observar dónde se encuentras los dispositivos y medios de protección como extintores, detectores de humo, alarmas, duchas de emergencia, rutas de evacuación, etc.
  • Inspeccionar todos los contenedores periódicamente y antes de ingresarlos a los vehículos transportadores.
  • Mantener los contenedores herméticamente cerrados y protegidos.
  • Evitar que choquen unos con otros.
  • Mantener los contenedores vacíos cerrados y en un área separada.
  • Los vehículos de transporte deben de ir correctamente rotulados y  llevar la señalización adecuada, al igual que las áreas de almacenamiento. Los contenedores o recipientes deben ir marcados con el nombre del producto y la etiqueta correspondiente.
  • Es aconsejable guardar los productos inflamables en envases de metal conectados eléctricamente a tierra. Los recipientes de plástico constituyen en caso de incendio un peligro adicional.
  • Nunca dejar recipientes destapados en el lugar de trabajo, ya que los vapores generalmente son volátiles, inflamables y más pesados que el aire.
  • Utilizar, de ser posible, aparatos cerrados y puestos a tierra y trabaje siempre bajo un sistema de succión que no permita escapar los vapores inflamables.

 

 

 

 


Top 10 formas de diagnosticar la inhalación de humo.

Por admin,

La inhalación de humo ocurre cuando se inhala humo nocivo de materiales y gases en combustión. El humo nocivo podría contener sustancias químicas o venenosas, como monóxido de carbono o cianuro. Cuando el humo nocivo se inhala, sus pulmones y vías respiratorias se pueden irritar, inflamarse y obstruirse. Los pulmones y las vías respiratorias dañadas provocan que el oxígeno no entre a la sangre y se podría desarrollar una falla respiratoria.

¿Cómo se diagnostica la inhalación de humo?

  1. Gases en la sangre
  2. Exámenes de sangre
  3. Broncoscopía
  4. Radiografía del pecho
  5. Exámenes de funcionamiento pulmonar
  6. Escán V/Q
  7. Historia clínica
  8. Disnea, ronquera, tos, estridor, sibilancias, cianosis, hemoptisis, expectoración de cilindros bronquiales, dificultad respiratoria
  9. Quemaduras cervico-faciales u orofaríngeas, vibrisas chamuscadas, irritación conjuntival; quemaduras cutáneas muy extensas.
  10. Esputos carbonáceos.

Recuerda instalar detectores de humo dentro de tu hogar y lugar de trabajo, estos útiles equipos te alertarán en caso de un incendio, evitando el riesgo de sufrir graves consecuencias tras un incendio.

 


¿Cómo prevenir incendios en el lugar de trabajo?

Por admin,

La manera más sencilla para evitar un incendio es, previniéndolo. La mayoría de los incendios pueden evitarse siempre que se tomen las medidas adecuadas de prevención. Contar con sistemas contra incendios es imprescindible para estar preparados para actuar en el caso de una contingencia.

Los puntos principales que debemos de tomar en cuenta para prevenir un incendio en nuestro lugar de trabajo son:

 

  1. Tener una zona de seguridad alrededor de aparatos eléctricos. Es decir, nada alrededor que pueda prenderse por una chispa por algún  corto circuito.
  2. Los focos que producen calor intenso en ningún caso deben estar cerca de materiales combustibles.
  3. Antes de trabajar con herramientas, maquinaria o elementos que impliquen objetos calientes, llamas, chispas, corriente eléctrica abierta o soldadura, procure consultarlo con los responsables del área donde se vaya a realizar dicha labor, pues es probable que se necesiten tomar precauciones especiales, equipo indicado o que sea una zona prohibida para efectuar estos trabajos.
  4. Utilizar los enchufes de manera correcta y no sobrecargarlos. A la hora de usar ladrones, multicontactos o extensiones para conectar varios aparatos eléctricos, habrá que consultar primero con personal calificado en aspectos eléctricos.
  5. Cuando note que en la instalación eléctrica, en los detectores de humo o en los sistemas de alarma contra incendios existe alguna anomalía, comuníquelo al responsable del área o mantenimiento.
  6. Verifique que la señalización sea correcta, visible y en buen estado, compruebe las salidas disponibles, las rutas a utilizar, la localización de alarmas y del extintor más próximo.
  7. Todas las rutas de evacuación y salidas de emergencia deben estar libres de obstáculos, con acceso a extintores, bocas de incendio y pulsadores de alarma.

Recuerda siempre tener tus extintores a la mano y cargados.


Fabrica un extintor casero.

Por admin,

Es importante estar prevenido ante cualquier emergencia y más cuando se trata con fuego de por medio. A veces tenemos pequeñas emergencias en el hogar, y si no contáramos con el equipo contra incendio adecuado, podríamos vernos en medio de una gran emergencia. Por este motivo, es importante saber qué hacer en este tipo de imprevistos, aprendiendo a fabricar un extintor casero que sirve únicamente para una sola ocasión y es para controlar micro incendios.

Necesitarás:

  • El corcho de una botella de vino.
  • Bicarbonato.
  • Vinagre.
  • Un popote de plástico.
  • Servilletas de papel.
  • Una botella de plástico pequeña.
  • Hilo de coser.
  • Una barrena o un berbiquí.

Instrucciones:

  1. Abre la servilleta de forma que quede una superficie cuadrada, pon unas cucharadas de bicarbonato y ciérrala por los extremos formando una bolsa. Enrolla los extremos con el hilo hasta tenerla bien cerrada, deja un pequeño trozo de hilo suelto.
  2. Rellena la botella con un poco de vinagre (unas 5 cucharadas soperas).
  3. Agujera el corcho con la barrena, asegúrate de que el hoyo sea lo suficientemente grande como para que quepa el popote (también se puede utilizar el tapón de plástico de la botella, pero al meter el popote se debe rellenar con plastilina para que no salga aire).
  4. Mete la bolsita de bicarbonato en la botella de forma que quede colgando del hilo y no toque el vinagre.
  5. Cierra la botella con el corcho, asegurándote de que el hilo quede atrapado e introduce el popote.

¿Cómo funciona?

Cuando agitas la botella, el vinagre y el bicarbonato reaccionan produciendo un gas llamado dióxido de carbono, que es más pesado que el aire. Este gas permanece dentro de la botella y desplaza el aire de la botella.

Si liberas este gas sobre una llama, esta se apagará, ya que el dióxido de carbono absorbe el oxígeno necesario para la combustión.

 

 

 


Identifica los extinguidores dependiendo del tipo de fuego.

Por admin,

11720436846_05bff8f7b3_z

 

Antes de adquirir equipo contra incendio, extintores o cualquier otro equipo, te recomendamos que sepas qué tipo de extinguidor es el adecuado para tus necesidades.

  • Identifica el tipo de materiales en el área.

Clase A: sólidos, como papel, madera, plástico, etc.

Clase B: líquidos flamables como la parafina, gasolina, aceite, etc.

Clase C: gases flamables como el propano, butano, metano, etc.

Clase D: metales como el aluminio, magnesio, titanio, etc.

Clase E: fuegos relacionados con aparatos eléctricos.

Clase F: aceite de cocina, grasa, etc.

  • Tipos de extintores:

Extintores de agua: son los extintores más usados y los más económicos. Usados para fuegos clase A, No se recomiendan para clase B (líquidos) o para fuegos que involucren fallas eléctricas.

Extintores a base de espuma: son un poco más costosos que los extintores de agua, pero más versátiles. Se utilizan para fuegos clase A y B. Sin embargo, este tipo de extintores no es recomendado para fuegos que involucran electricidad, pero son más seguros que los de agua en caso de ser disparados accidentalmente sobre aparatos eléctricos.

Extintores a base de polvo: Comúnmente conocidos como extintores “multi-propósito”, ya que pueden ser usados en fuegos clase A, B y C. Son los mejores para extinguir fuegos clase B (líquidos). Estos extintores también extinguirán efectivamente los el fuego clase C (gases flamables), pero ten cuidado, ya que puede ser peligroso el tratar de extinguir un fuego causado por gases sin haber cerrado antes la fuente de donde emana el gas. Existen polvos especiales para los incendios clase D (metales).

Precaución: al ser utilizado en interiores, el polvo puede limitar la vista o dañar productos y maquinaria.

Extintores a base de dióxido de carbono: este tipo de extinguidor es ideal para fuegos en aparatos eléctricos ya que no es conductor de la electricidad. También extinguirá fuegos clase B, pero hay que tener cuidado para evitar salpicaduras.

Extintores químicos: especiales para fuegos clase F.

Extintores para fuegos de Metales: fuegos de metales como sodio, litio, magnesio y aluminio cuando están en forma de virutas o limaduras. Se requiere utilizar un polvo especial para estos fuegos clase D.

cuadro

Anteriormente al 1° de Enero de 1997, se utilizaba un código de colores para los extintores, que indicaba el tipo de extinguidor que contenían, de acuerdo a la siguiente norma:Códigos de color:

Agua – rojo

Espuma – crema

Polvo seco – azul

Dióxido de carbono – negro

Halón – verde (actualmente es ilegal, excepto por su uso por la policía, fuerzas armadas y aviación)

Los nuevos extintores requieren que el cuerpo del extintor sea rojo. Una zona de color de un 5% se puede utilizar  para identificar el contenido utilizando el código de colores anterior.


¿Por qué quema el fuego?

Por admin,

El fuego se origina cuando hay una reacción química entre el oxígeno que se encuentra en la atmósfera y un elemento combustible como madera, gasolina, papel, etc. Para que se encienda un fuego, es necesario que el elemento combustible se caliente hasta alcanzar su temperatura de ignición.

El calor descompone algunos de los materiales de los que están formados los elementos combustibles. Por ejemplo, si la madera se quema llega a alcanzar los 150 grados centígrados, y a esta temperatura se descomponen algunos de los materiales de la celulosa que se liberan en forma de gases. Estos gases se conocen como humo y contienen hidrógeno, carbono y oxígeno. El resto del material quemado se carboniza. El siguiente paso del proceso de quemado necesita que los gases volátiles liberados alcancen una temperatura aproximada de 260° centígrados (para la madera). Una vez que se ha alcanzado esta temperatura, las moléculas en el gas se despomponen y los átomos se combinan con el oxígeno para formar dióxido de carbono, agua, monóxido de carbono, nitrógeno y carbón. Este proceso químico provoca que los materiales flamables se quemen. Un efecto secundario de estas reacciones químicas es el calor. El calor es lo que permite que el fuego siga ardiendo hasta que se consuman completamente los materiales combustibles.

El fuego nos quema porque es transmitido por radiación, convección o conducción a otros objetos, como la piel humana.

Evita incendios instalando sistemas contra incendios en tu casa y oficina. Tanto la instalación de detectores de humo, como el correcto mantenimiento de extintores nos mantendrá a salvo de sufrir accidentes relacionados con el fuego.


El humo, un asesino silencioso.

Por admin,

Es un error común pensar que las muertes relacionadas por incendios son debido a las quemaduras, sin embargo, el humo es la causa principal. Más del 75% de estas muertes son a causa de intoxicación por inhalación de humo, que puede ocasionar desde irritaciones menores en las mucosas respiratorias, hasta la muerte tras inhalar la mezcla tóxica de partículas en combustión y gases producida por la combustión de muebles, alfombras y productos químicos.

El humo causa diferentes niveles de daño al organismo:

  • Asfixia: se debe a la inhalación de humo y gases tóxicos provenientes de la combustión de sustancias químicas como telas, maderas, plásticos, etc. La combustión consume el oxígeno disponible, bajando sus niveles a menos del 15%.
  • Quemaduras en las vías respiratorias: la inhalación de humo provoca quemaduras en los tejidos del sistema respiratorio, los cuales, al inflamarse, obstruyen el paso del aire hacia los pulmones.
  • Daños a nivel celular: causados por los productos químicos que generan gases tóxicos al quemarse, monóxido de carbono y ácido cianhídrico (cianuro), además de acroleína, fosgeno o ácido clorhídrico que son sumamente irritantes para las vías respiratorias.

La inhalación de humo produce una muerte rápida. Los síntomas de la intoxicación son falta de aliento, ronquera, tos, dolor de cabeza, ojos irritados, hollín en las fosas nasales, confusión, mareo y desmayos.

La mejor manera de prevenir este peligro es instalando detectores de humo en todas las habitaciones de la casa. El humo tiende a subir durante un incendio, por lo que un detector de humo instalado en el techo nos avisará de manera oportuna, permitiendo a los habitantes de la casa ponerse a salvo.

Los detectores de humo son prácticos, económicos, fáciles de instalar y salvan vidas. En Extintores SECOM tenemos todo tipo de equipo contra incendio, venta de extintores  y de detectores de humo, además de mantenimiento de extintores.