El humo, un asesino silencioso.

Por admin,

Es un error común pensar que las muertes relacionadas por incendios son debido a las quemaduras, sin embargo, el humo es la causa principal. Más del 75% de estas muertes son a causa de intoxicación por inhalación de humo, que puede ocasionar desde irritaciones menores en las mucosas respiratorias, hasta la muerte tras inhalar la mezcla tóxica de partículas en combustión y gases producida por la combustión de muebles, alfombras y productos químicos.

El humo causa diferentes niveles de daño al organismo:

  • Asfixia: se debe a la inhalación de humo y gases tóxicos provenientes de la combustión de sustancias químicas como telas, maderas, plásticos, etc. La combustión consume el oxígeno disponible, bajando sus niveles a menos del 15%.
  • Quemaduras en las vías respiratorias: la inhalación de humo provoca quemaduras en los tejidos del sistema respiratorio, los cuales, al inflamarse, obstruyen el paso del aire hacia los pulmones.
  • Daños a nivel celular: causados por los productos químicos que generan gases tóxicos al quemarse, monóxido de carbono y ácido cianhídrico (cianuro), además de acroleína, fosgeno o ácido clorhídrico que son sumamente irritantes para las vías respiratorias.

La inhalación de humo produce una muerte rápida. Los síntomas de la intoxicación son falta de aliento, ronquera, tos, dolor de cabeza, ojos irritados, hollín en las fosas nasales, confusión, mareo y desmayos.

La mejor manera de prevenir este peligro es instalando detectores de humo en todas las habitaciones de la casa. El humo tiende a subir durante un incendio, por lo que un detector de humo instalado en el techo nos avisará de manera oportuna, permitiendo a los habitantes de la casa ponerse a salvo.

Los detectores de humo son prácticos, económicos, fáciles de instalar y salvan vidas. En Extintores SECOM tenemos todo tipo de equipo contra incendio, venta de extintores  y de detectores de humo, además de mantenimiento de extintores.